El Ramadán, La Pascua cristiana y el Pesaj judío I

Miles de millones de personas celebran estos días en el mundo varias de sus festividades más importantes. Éste año 2021 y el que viene 2022, coinciden mágicamente en sus celebraciones, tres de las religiones más poderosas del mundo, como son la musulmana, la cristiana y la judía.

Tradicionalmente el Ramadán se celebra en el noveno mes del calendario musulmán, El Ramadán 2021 da comienzo el 13 de abril (martes) y finaliza el 23 de mayo de 2021 (sábado). El mes de Ramadán empieza con la aparición de la luna a finales de Sha’ban  (mes anterior al Ramadán, donde algunos musulmanes se preparan espiritualmente para el ayuno) de modo que se trata del noveno mes lunar (octavo mes en el calendario lunar islámico).

«El nombre de ramadán en árabe proviene de la raíz Ramada (en árabe, رمضاء‎) que significa quemar y ardiente; el mes de Ramadán se denomina así porque en este mes los pecados son perdonados como si estuvieran quemados»

En este mes del Ramadán, que simboliza la disciplina, el autocontrol y el crecimiento espiritual, los musulmanes ayunan durante día, desde el alba hasta la puesta del sol, y hacen oraciones especiales por la noche y debe vivirse como un período de crecimiento espiritual. Es uno de los cinco «pilares del Islam» (los otros son el testimonio de fe, las cinco oraciones diarias, el ritual de la limosna y la peregrinación a La Meca).

photo of man kneeling while praying
Photo by Ali Arapoğlu on Pexels.com

Los musulmanes creen que durante este mesAlá reveló los primeros versos del Corán, alrededor del año 610 d.C. Según las enseñanzas islámicas Mahoma se habría retirado al desierto, cerca de la Meca, mientras pensaba acerca de su fe. Una noche una voz lo llamó, que era el ángel Gabriel, quién le dijo que él había sido elegido para recibir la palabra de Dios. En los días siguientes, Mahoma se descubrió a sí mismo hablando sobre los versos que debían ser transcriptos en el Corán.

Daremos algunas pinceladas en cuanto a la gastronomía y platos típicos en Ramadán.

Ayunar durante el Ramadán es obligatorio para todos los musulmanes sanos que hayan pasado la pubertad. El primer día del Ramadán, los creyentes suelen tomar el desayuno (o suhoor) a las 4 de la madrugada. Después realizarán la primera plegaria del día, el fajr. La comida del anochecer se llama iftar. Los musulmanes rompen el ayuno tomando dátiles y agua, tal y como se cree que lo hizo el profeta Mahoma. Luego rezan y cenan.

Este estado se rompe con la caída del sol y se inicia el iftar. Esta es una comida familiar en la que -dependiendo de la parte del mundo donde se realice- habrá unos productos u otros. Suelen abundar los dátiles, los frutos secos, las frutas del lugar, leche, sopas de todo tipo y platos contundentes como la Harira, el Cuscús o el Tabulé, entre otros. Normalmente se suelen evitar comer comidas muy grasientas, carnes rojas y cualquier ingrediente que pueda evitar conciliar el sueño.

Se suele empezar la comilona con productos dulces, especialmente dátiles, ciruelas y pasas que puedan aportar de forma rápida la energía tan necesaria después de realizar tantas horas de ayuno. Dulces como los clásicos Baklava de pistachos, nueces o almendras, crujientes y delicadas creaciones que hacen las delicias de niños y mayores. En cuanto a variedades de dulces, no tendríamos tiempo de enumerarlas todas, pues varían en función a su localización y costumbres propias. La religión musulmana es venerada desde nuestro cercano Magreb hasta la lejana Indonesia, por lo que aunque la base será la misma, los ingredientes complementarios variarán. Es decir, en Siria, Líbano, Palestina, Iráq y toda la zona del Levante Mediterráneo son muy usados los pistachos y las nueces pero no los cacahuetes que los encontramos mas en Marruecos. Del Líbano son también los Maamoul, unas deliciosas pastas con harina de trigo, sémola de trigo y rellenos de pasta de dátiles o nueces originariamente. Éstas ricas pastas, se dejan secar por varios días al aire para dejarlas bien crujientes. En la Indonesia musulmana no es raro encontrar éstos mismos dulces con rellenos de frutas como la piña o el plátano. Puro Km0.

En HONESTO MADRID hemos seleccionado los dulces más ricos y tradicionales de todo Oriente Medio y el Magreb. Hechos a mano, con cariño y amor, están elaborados con las mejores materias primas y manos profesionales en el sur de Madrid. Dulces y panes árabes en un click.

La bebida también es muy importante , suelen ser zumos de frutas y, por supuesto, agua que debe ser abundante para poder ayudar a la eliminación de las toxinas que el cuerpo ha acumulado durante el día y necesita expulsar.

En algunos hogares y antes de la salida del sol se puede volver hacer alguna pequeña comida antes de volver al trabajo. Esta comida se llama suhur y en este caso sí puede comprender comidas con carnes más grasientas y productos ricos en vitaminas. Por supuesto, todos los ingredientes deben ser Halal, es decir, que siga las leyes islámicas de alimentación descritas en el Corán.

Mesas repletas de suculentas opciones florecen a la caída del sol. Dulces y salados se entremezclan en un bonito baile de sabores.

Conocer, respetar y si se puede, disfrutar de nuestras diferencias culturales, es lo que nos hace ricos, sanos y fuertes espiritualmente. En todas las ciudades y pueblos, en silencio y con orgullo, ahora mismo miles de personas están continuando una tradición de miles de años, enseñando a sus hijos, contando historias los abuelos, compartiendo vida, en definitiva. Es lo bueno que nos llevamos.

Proximamente….. Moisés estuvo 40 días sin comer pan y sin beber agua. En Mateo, 4-2, hablando de Jesús, se dice: “Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre”.

Deja una respuesta

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: